Diferencias entre un bebedor social y un alcohólico

Diferencias bebedor social y alcoholico

El alcoholismo es una adicción que, si bien puede permanecer soterrada bajo la apariencia del bebedor social, encierra una serie de problemas graves para quien abusa de su consumo. Por lo tanto, conviene distinguir entre el alcoholismo ocasional y el habitual, y captar los patrones para reconocer una conducta alcohólica real.

¿Cuáles son las diferencias entre un bebedor social y un alcohólico?

Frecuencia y modo de consumo

Los bebedores sociales son aquellas personas que, bien de forma habitual o esporádica, consumen alcohol solamente en reuniones sociales, no individualmente como parte de su día a día, es decir, el consumo está asociado a la compañía de otras personas, mientras que el consumo de alcohol sí es un elemento cotidiano del alcohólico, que en la mayoría de las ocasiones se desarrolla en soledad.

Tolerancia

Un bebedor social no tiene por qué convertirse, para nada, en un alcohólico, y el riesgo que entraña beber en sociedad es realmente bajo; normalmente, la baja tolerancia al alcohol del bebedor social le impide elevar la ingesta hasta límites peligrosos.

Pero los alcohólicos desarrollan una tolerancia superior al consumo de alcohol, pudiendo alcanzar unas cotas de consumo mucho más elevadas y, por lo tanto, nocivas.

Humor

El bebedor social no ve alterado su estado de ánimo, ni sufre cambios de humor por no beber. No sucede lo mismo con el alcohólico, cuya adicción le crea una gran ansiedad y se le altera el humor si no ingiere alcohol.

Abstinencia

Al bebedor social no le pesa no consumir alcohol durante su día a día, es decir, que no lo echa de menos; en cambio, el alcohólico desarrolla una conducta obsesiva en torno al consumo de alcohol, marcado por el síndrome de abstinencia asociado a las adicciones.  

Autocontrol

Lo normal es que los bebedores sociales sepan reconocer cuándo llevan “dos copas de más”, y sean libres de parar; los alcohólicos no son capaces de controlar la cantidad de alcohol que beben.

Oportunidad

Los alcohólicos no sienten que no todos los momentos son buenos para beber. La mesura de un bebedor social se basa, precisamente, en que es capaz de disociar el alcohol de situaciones en las que no procede su ingesta, como antes de conducir o una pausa en el trabajo.

Bebedos social - Dependencia al alcohol

¿Cómo se reconoce a una persona alcohólica?

Aunque los alcohólicos reales también consumen en sociedad, no hay que olvidar que estos padecen un problema más severo: la ingesta de alcohol se convierte en una adicción, que causa pérdida de control y una serie de desagradables efectos a nivel emocional y fisiológico.

Consume gran cantidad de bebidas de poca graduación

No hace falta lanzarse al abuso de destilados para ser un alcohólico; normalmente, un alcohólico no considera a la cerveza o al vino (bebidas de poca graduación) como bebidas alcohólicas, ya que sabe que puede aguantar bebidas más fuertes sin problema aparente.

Por lo tanto, su consumo se puede tornar desmesurado, ya que se engañan creyendo que no les hará ningún daño.

Se autocompadece para seguir bebiendo

A un alcohólico siempre le parece que no ha bebido lo suficiente: además, el alcohol es un depresor del sistema nervioso central, y ante estados de tristeza o apatía, el alcohólico seguirá bebiendo, sin ser consciente de que estará retroalimentando su adicción.

Busca la ocasión para beber sin levantar sospechas

¿Cómo se reconoce a un alcohólico entre una multitud de bebedores? En un grupo donde todos están bebiendo, nadie se preguntará quién es un alcohólico y quién no: los alcohólicos tratan de evitar ser juzgados por su entorno y aprovecharse de la componente social para disimular la realidad.

Sus relaciones sociales están condicionadas

Paradójicamente, un alcohólico tiene “poco futuro” como bebedor social. Las reuniones entre personas no tienen por qué estar rodeadas de cervezas, vino o copas (aunque se acepte socialmente), por eso los alcohólicos tienden a alejar de sí a las personas con las que ya no pueden beber sin pasar inadvertidos.

Ayuda Profesional en Málaga en Alcoholismo

El alcoholismo ocasional cuenta con gran aceptación social: nuestra cultura no solo no condena el consumo del alcohol en reuniones familiares, de amigos o fiestas, sino que incluso la promueve. Si crees que has traspasado la línea y empiezas a tener dependencia al alcohol, consulta a Control Clinic, centro médico y psicológico de Málaga, especialistas en tratamiento de adicción al alcohol.

Dr. Jose Caracuel

Dr. Jose Caracuel

Doctor en Medicina y Psicología

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Llámanos – Whatsapp

658 800 000

E-Mail

info@controlclinic.com

Domicilio

Calle Ayala, 1, Oficina 1, 29002 Málaga, España

Ir arriba