Enfermedades generadas por el alcohol

Enfermedades generadas por la adicción al alchol

El consumo de alcohol produce en el cuerpo numerosos efectos dañinos, tanto a corto plazo como a largo plazo. Dependiendo de la cantidad y tipo de alcohol ingerido las consecuencias para la salud pueden llegar a ser muy graves y severas. 

El alcohol es además adictivo, por lo que son muchas las personas que sufren adicción por esta sustancia y necesitan ayuda profesional para el tratamiento de adicción al alcohol  y poder superar y evitar que se produzcan tanto daños físicos como psicológicos que puedan llegar a ser de extrema gravedad.

A continuación hablaremos del efecto del alcohol en tu cuerpo y las enfermedades causadas por el alcohol más comunes.

¿Cómo puede afectar el alcohol a tu cuerpo?

Cuando se consume alcohol se producen distintos efectos que van avanzando por distintas fases. En primer lugar, se produce un estado de euforia y desinhibición, causas principales por las que muchas personas lo consumen. El siguiente paso es la intoxicación, cuando la cantidad de alcohol ingerida es mayor o el organismo no está acostumbrado a él. Se produce una afección del sistema nervioso que afecta al equilibrio, produciendo una pérdida de calor en el organismo.

 

El  consumo de alcohol puede afectar al cuerpo de forma más severa causando mareos y náuseas, pérdida de fuerza muscular, dificultad al respirar, e incluso descontrol de las ganas de orinar. En los cuadros más graves el alcohol puede causar inconsciencia (coma etílico) e incluso un shock cardiovascular con paro respiratorio que puede ocasionar la muerte.

 

Los principales efectos que produce el alcohol en el cuerpo son:

 

  • Alteración de los neurotransmisores. El alcohol puede producir una alteración de la estructura y función de los neurotransmisores, lo que se refleja en una pérdida de coordinación, la aparición de alucinaciones y temblores. Esta modificación es la causante de pérdida de memoria y del autocontrol.
  • Daños en las células cerebrales. El alcohol afecta de forma grave al cerebro causando graves daños a las células y a los nervios periféricos. Estos daños pueden llegar a ser permanentes e irreparables.
  • Enfermedad de Wernicke-Korsakoff. El alcohol disminuye la vitamina B1, por lo que puede causar la enfermedad de Wernicke-Korsakoff, que afecta a la memoria y los sentimientos.
  • Incremento de la actividad cardiaca. El consumo de alcohol produce un aumento de la actividad cardiaca, produciendo una mayor presión sanguínea que puede ocasionar daños en el músculo cardiaco. También produce vasodilatación periférica, aumentando la temperatura superficial y produciendo un enrojecimiento de la piel.
  • Aumenta la producción de ácido gástrico. Con el aumento del ácido gástrico se producen úlceras y hemorragias internas.
  • Daños en los tejidos del hígado. El hígado metaboliza el alcohol en un proceso lento que daña sus tejidos.
  • Otros efectos. Al entrar el alcohol en sangre se distribuye por los distintos órganos del cuerpo, por lo que también daña al páncreas, órganos reproductores (disfunción eréctil, por ejemplo), producción de glóbulos rojos y blancos e inflamación del esófago entre otros. 

Enfermedades producidas por el consumo de alcohol

Son muchas las enfermedades generadas por el alcoholismo, ya que el consumo de alcohol afecta a todo el organismo al entrar en sangre y ser distribuido por todos distintos órganos del cuerpo.

Las principales enfermedades producidas por el consumo de alcohol son:

Hepatitis o cirrosis hepática

El consumo en exceso de alcohol afecta directamente al hígado, ya que es el encargado de metabolizarlo. Cuando el alcohol llega al estómago pasa por el hígado antes de circular por el resto del cuerpo, siendo procesado por enzimas y convertido en otras sustancias químicas.

El consumo de alcohol daña el hígado ocasionando enfermedades que afectan a este órgano como:

  • Hepatitis alcohólica. Se produce una inflamación del hígado y puede ser leve o alcanzar un mayor nivel de gravedad produciendo síntomas evidentes (como náuseas, dolores en la zona del hígado) y desarrollando una insuficiencia hepática que puede llegar a ser mortal.
  • Hígado graso. Se produce acumulación de grasa en las células del hígado. A pesar de no ser una enfermedad grave sí que puede dar lugar a la aparición de una hepatitis si el consumo de alcohol se sigue produciendo en el tiempo.
  • Cirrosis hepática. El tejido del hígado se daña y es sustituido por tejido cicatricial o fibrosis. Esta enfermedad no es reversible y puede producir bloqueos en la circulación sanguínea, haciendo que las funciones del hígado no se lleven a cabo de forma adecuada. Esta enfermedad se produce en personas que llevan periodos prolongados de tiempo bebiendo alcohol (10 años o más).

Enfermedades cardiovasculares

Entre las enfermedades producidas por el alcohol, las que afectan al corazón son las que producen unas consecuencias más letales, pudiendo llegarse al shock cardiovascular que produzca la muerte.

El consumo de alcohol en exceso en un periodo de tiempo hace que las plaquetas se junten formando coágulos de sangre (los conocidos como trombos). Estos coágulos pueden obstruir venas y arterias, y por lo tanto ser causantes de ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

El alcohol también debilita los músculos cardíacos afectando a la capacidad del corazón para bombear sangre. Esta miocardiopatía hace que otros órganos como pulmones, hígado o sistema nervioso se vean afectados al no recibir el flujo sanguíneo necesario para su correcto funcionamiento. 


Anemia

El consumo excesivo y prolongado de alcohol provoca que la producción de glóbulos rojos se vea disminuida ocasionando anemia, y apareciendo síntomas asociados como cansancio y palidez.

El alcohol también impide una correcta absorción de sustancias químicas necesarias como la vitamina b12, el ácido fólico y el hierro. El déficit de estas sustancias produce anemia, por eso es habitual que en el tratamiento de las mismas se incluyan suplementos y alimentos ricos en estas sustancias.


Cáncer

Una de las enfermedades asociadas al alcohol es el cáncer. Muchos estudios han demostrado que el consumo de alcohol aumenta distintos tipos de cáncer como el de tracto digestivo que afecta a esófago, laringe y boca, el cáncer de mama, el cáncer de estómago o el cáncer de próstata.

El cuerpo convierte el alcohol en una sustancia clasificada como potencialmente cancerígena, como es el acetaldehído.


Enfermedades infecciosas

El consumo excesivo de alcohol afecta al sistema inmunológico, debilitándolo. Por lo tanto, es habitual que los alcohólicos puedan desarrollar enfermedades infecciosas como pueden ser la tuberculosis, enfermedades de transmisión sexual o neumonía.

Enfermedad de Wernicke-Korsakoff

El Síndrome de Wernicke-Korsakoff es otra de las enfermedades que se generan como consecuencia del consumo prolongado y excesivo de alcohol. En una primera fase de esta enfermedad se produce una falta de coordinación, confusión y descontrol de los nervios oculares (encefalopatía de Wernicke).

En una segunda fase conocida como la psicosis de Korsakoff se produce anemia, dificultad de aprendizaje y concentración y apatía.

Las causas de esta enfermedad se deben a que el alcohol origina una deficiencia de la vitamina B1 (tiamina) que produce daños cerebrales.


Neuropatía alcohólica

El alcohol es tóxico para las células nerviosas, haciendo que los nervios periféricos se deterioren y produciendo síntomas en las extremidades como debilidad, temblores y dolores intensos. 

Uno de los síntomas que primero aparecen ante este tipo de enfermedad causada por el alcohol es el hormigueo en brazos y piernas.

Pancreatitis

El páncreas es otro de los órganos que sufre las consecuencias negativas del alcohol. La pancreatitis es la inflamación del páncreas, produciendo dolor abdominal, náuseas, vómitos y debilidad. 

Un alto porcentaje de las personas que desarrollan pancreatitis tiene como causa un abuso del alcohol.

Síndrome del espectro alcohólico fetal

El consumo de alcohol durante el embarazo implica muchos riesgos para el feto. Entre las principales consecuencias se encuentran el daño cerebral, retraso cognitivo, bajo peso al nacer, etc. Incluso los bebés pueden desarrollar el síndrome de abstinencia postparto.

Por estos motivos los profesionales de la medicina recomiendan no consumir alcohol durante el embarazo para poder proteger al feto de todas estas consecuencias negativas para su desarrollo.

Déficits cognitivos

El alcohol afecta al cerebro, causando daños en sus células y tejidos. Las consecuencias de estos daños cerebrales dan lugar a dificultades en procesos cognitivos como pérdida de la memoria, dificultad para concentrarse, deterioro de la atención y otros efectos relacionados.

El consumo de alcohol es una de las causas que produce la demencia, al ocasionar daños en el cerebro.

 

Pelagra

Esta enfermedad se produce por la falta de vitamina B3, que surge por un consumo excesivo de alcohol. Las consecuencias de esta enfermedad son la aparición de manchas de color marrón en cara y manos principalmente, además de provocar diarrea y comezón.

Infertilidad e impotencia

El consumo de alcohol puede afectar al aparato reproductor dañando sus nervios y, por lo tanto, ocasionar impotencia en el hombre.

En las mujeres, el abuso de alcohol puede ocasionar cambios en el ciclo menstrual pudiendo llegar a desarrollar infertilidad.

 

Hemos visto cuáles son los efectos del alcohol en el cuerpo humano y qué enfermedades puede provocar el alcohol. Las consecuencias negativas para la salud del consumo de alcohol son muy variadas, por lo que es importante acudir a profesionales de la medicina para poder tratar sus consecuencias y prevenir las situaciones más graves, que pueden terminar en enfermedades irreversible.

Dr. Jose Caracuel

Dr. Jose Caracuel

Doctor en Medicina y Psicología

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos – Whatsapp

658 800 000

E-Mail

info@controlclinic.com

Domicilio

Calle Ayala, 1, Oficina 1, 29002 Málaga, España

Ir arriba