Efectos de los porros en la personalidad

Efectos de los porros en la personalidad

El trastorno de adicción al cannabis se da cuando una persona genera síntomas de abstinencia cuando no toma esta sustancia, ya sea con un consumo regular o no. Estos síntomas suelen ser de carácter psicológico, puesto que el cannabis no provoca importantes efectos físicos, a diferencia de la heroína o el alcohol.

Esta sustancia ilegal es la más consumida en España y, concretamente, en Andalucía. Es frecuente escuchar, entre los partidarios de su consumo, que no existen graves efectos secundarios debido a que es una sustancia natural, con efectos terapéuticos y que no produce el síndrome de abstinencia. Sin embargo, esto es un error, ya que los efectos de los porros en la personalidad impiden al individuo mantener su rutina diaria y, además, estas personas drogodependientes tienen muchas posibilidades de presentar recaídas.

Cómo afecta el consumo de cannabis a la personalidad

Es cierto que existen consecuencias físicas importantes tras el consumo de cannabis, como la deformación de las estructuras del esperma en hombres y la alteración del ciclo menstrual en mujeres. No obstante, los principales síntomas aparecen relacionados con la personalidad. Por tanto, ¿cómo afectan los porros a la personalidad?

Los síntomas más comunes, previos a la aparición de la abstinencia, son la irritabilidad, cambios en los estados de ánimo, problemas de sueño y falta de empatía. De esta forma, es evidente que los porros y el mal humor están relacionados, ya que modifican el carácter. Sin embargo, la consecuencia más grave es la falta de interés por las cosas y el abandono de actividades normales y rutinarias que se solían hacer antes del consumo. 


Por otro lado, el cannabis provoca la ralentización de las funciones superiores, como la pérdida de memoria, problemas de concentración y la reducción del rendimiento intelectual, lo que provoca efectos devastadores para el futuro de muchos jóvenes. Por eso, los estudiantes que son drogodependientes presentan dificultades de aprendizaje y abandonan sus estudios antes de tiempo. De esta forma, el órgano que se ve más afectado por esta adicción es el cerebro, seguido del sistema nervioso.

Además, los adolescentes que consumen cannabis presentan 
hasta un 40 % más de riesgo de sufrir ansiedad, psicosis, depresión o alguna clase de enfermedad mental. Este rasgo se ve potenciado en el sexo femenino.

Esta adicción al cannabis se explica, entonces, por la adaptación a los efectos del consumo de esta sustancia que lleva a cabo el cerebro. Este riesgo para la salud mental se acentúa en la adolescencia, principalmente, puesto que los cerebros a esas edades todavía se encuentran en formación.

El consumo de porros y su controversia

A nivel mundial, este tema es controvertido, puesto que el consumo de cannabis está legalizado en ciertos países y tiene un uso medicinal. Sin embargo, los médicos no recomiendan el consumo de porros, por el contrario, recomiendan su utilización terapéutica en determinadas patologías mediante el uso de pastillas que contienen cannabis. Además, la legalización y el uso medicinal no son indicadores de que no existan efectos perjudiciales para la salud.

Prevención y tratamiento

Es fundamental abordar cuanto antes la situación del paciente y conseguir el mejor tratamiento para la adicción al cannabis, puesto que la evolución de los síntomas dependerá de esta rápida actuación. Para prevenir graves consecuencias, es importante que el círculo social del consumidor proporcione una ayuda activa. Por tanto, las familias deben asesorarse y conseguir que el paciente abandone el consumo o que acuda a una clínica de tratamiento.

En Control Clinic, somos un centro especializado en el tratamiento de problemas de adicción, ubicado en la capital de Málaga, ofrecemos tanto terapia online como presencial. Nuestro método de rehabilitación incluye también al círculo cercano del paciente, es decir, familiares y amigos, proporcionando siempre una atención positiva al crecimiento personal del paciente. De esta forma, nuestra intención no es únicamente convertir consumidores en personas rehabilitadas, sino fomentar la motivación y construir una autoestima elevada que tendrá dificultades para presentar recaídas

La adicción al cannabis es un trastorno que tiene graves efectos secundarios en el paciente, como el síndrome de abstinencia. Además, los efectos de los porros en la personalidad provocan que el consumidor no pueda llevar a cabo una vida normal, afectando no solo a su salud mental y física, sino también a las personas que le rodean. Si conoces a alguien en esta situación o te identificas con alguno de estos síntomas, no dudes en contactar con nosotros.

Te puede interesar:
¿Cómo saber si tu hijo consume drogas?
Indicios a tener en cuenta

Llámanos – Whatsapp

658 800 000

E-Mail

info@controlclinic.com

Domicilio

Calle Ayala, 1, Oficina 1, 29002 Málaga, España

Ir arriba